La afición musical de Gonzalo  Fraga le viene de niño, cuando a los 13 años su abuela le compró una guitarra española. Corría el año 1976. Éste fue el desencadenante de su afición por la música. De esta manera, y ayudado por las clases de guitarra que le daban sus hermanas, empezó a hilvanar acordes y  a reproducir las canciones que oía en los vinilos.
Su primer ídolo fue Elvis Presley,  gracias a un disco recopilatorio del Rey del Rock que le regaló una hermana  suya. De esta manera se fue adentrando en el mundo del rock y de las baladas. Pero no fue hasta que sus hermanas volvieron de Londres con la música de moda en aquellos momentos que Gonzalo descubrió a quienes serían su influencia y baluarte musical principal: Los Beatles. El álbum “Doble Azul” de los de Liverpool fue el desencadenante principal de la afición de Gonzalo por la música. Este hecho marcó los derroteros  por los que se dejaría guiar el resto de sus días en el plano musical. Su música está claramente influenciada por los Fab Four en sus primeras composiciones, aunque con el paso de los años esta influencia se ha ido diluyendo para dar paso a un estilo más personal.
Lo que en un principio fue una simple afición a escuchar música se convirtió en vocación de ejecución  en el momento en que, en el año 1988, empezó a trabajar en un banco .Tenía 24 años Gracias a contar con una buena fuente de ingresos, se pudo comprar su primera guitarra eléctrica y su primer amplificador, y ,ya puestos, comenzó a buscar grupos para tocar. El primer grupo en el que recaló fue Balowski, y con ellos empezó a desarrollar su vena compositora a la par que buscaban actuaciones. También son de esta época las primeras experiencias en estudios de grabación y sus primeras maquetas. La diferencia de edad de Gonzalo con el resto de los componentes del grupo, además de las distintas inquietudes musicales, fue el detonante de su salida del grupo en 1990.
El segundo grupo del que formó parte se llamaba “Los Cuervos” Se fundó nada mas terminar con “Balowski”. Con “Los Cuervos” fue perfeccionando su manera de componer. De esta época son algunos de los temas más brillantes del repertorio del autor herculino. Piezas tales como “Cuatro Cuervos” o “El Tren (No hay flores en la ciudad). Fue también en esta época cuando conoció al Doctor Chema Ríos, que al poco tiempo se convertiría en su representante musical. El grupo se disolvió por desavenencias internas, pero Gonzalo estaba dispuesto a proseguir con su afición aunque fuera como solista. Las gestiones de Chema dieron sus frutos y al poco tiempo firmó un contrato con la discográfica Edisco, S.L de la Estrada (Pontevedra). En sus estudios grabó una maqueta  y  en 1993 presentó el tema “Cuatro Cuervos” al Festival de Benidorm  quedando finalista entre más de 800 aspirantes.
La no consecución del galardón frustró los planes de la discográfica, que  aparcó el proyecto para un momento posterior. Esto hizo que Gonzalo decidiese emprender de nuevo el camino en solitario y fundase junto a su compañero de “Los Cuervos” Alejandro Doval un nuevo grupo llamado EseOEse. Con este nuevo grupo  repitió la  experiencia de actuaciones por la provincia .El grupo terminaría también por disolverse y en ese momento Gonzalo decide prescindir de proyectos de grupo para consolidar  su carrera como compositor en solitario.
En la actualidad Gonzalo dedica sus pasos hacia los proyectos “Diván Japonés” y “Ballon Captif” siendo  Diván Japonés un dúo musical de soft-pop integrado por su sobrina Carlota Soto y por su amigo Federico Mosquera, a la voz y el piano, respectivamente. Ballon Captif es su proyecto rock personal, acompañado de grandes figuras de la escena coruñesa da rienda suelta a su vena mas rockera y acida.
Back to Top